viernes, 24 de julio de 2015

un día y otro

...La vida... esa maravilla insondable.. Si hace unos años, algunos pocos, me hubieran dicho que un día entero podía  cambiar por un pequeño gesto de mi madre..sencillamente no lo hubiera creído y hoy descubro, aprendo, el placer de las cosas mínimas. 
Trabajo menos horas, leo más, estudio un poco menos, sueño.. creo en los sueños...disfruto el estar viva y, simplemente, he dejado de preocuparme por lo que vendrá.
Con el tiempo me di cuenta que no necesito a un alguien a mi lado para ser felíz, que no alcanzo la completud al lado de otros porque yo misma, con mis agujeros, soy yo misma, así,  lisa y llanamente yo  y que valgo por eso mismo.
A un día se sucede otro mejor que el anterior, y otro más, y así en una sucesión de tiempos medidos por la llegada del sol y de la luna, mejores los unos a los otros porque los veo, los respiro, camino, percibo, descubro, me maravillo, me relaciono con otros desde un sentimiento de hermandad profundo y sincero. Le doy Gracias a Dios , no importa en nombre con el que se lo llame, le doy gracias por todo lo que tengo porque me hace infinitamente rica en afectos y por lo que no tengo también, porque me enseñan que no es fácil, que con confianza y fe, todo llega.
...Le doy gracias a Dios, porque tengo Paz...

viernes, 12 de junio de 2015

Pregunta

Tengo que hacerte una pregunta muy difícil, me dijo mi mamá esta tarde
¿vos, sos hija mía? y se sorprendió tanto ante la respuesta afirmativa ... con razón me decís "mamá".
La enfermedad la ha robado de mi vida desde hace ¿quién sabe cuántos años? Con razón, me digo ahora, mientras converso con su médico, teníamos tantas dificultades de relación. Es que era tan difícil entender qué quería! llegar a su corazón, un imposible (llegué a creer que no lo tenía) y hoy, esta enfermedad que padece, cruel sin dudas, tiene de menos cruel que me ha permitido descubrir tantos por qué y luchar por recuperarla, por tener un momento de lucidéz y pasarlo juntas.
Las pequeñas cosas pasan a tener un valor incalculable, como verla reír al recordar alguna anécdota familiar o recitar una poesía que aprendió en la escuela primaria.
La medicación psiquiátrica ya no da resultados, estamos con medicación neurológica y flores de Bach tratando de ganarle tiempo de vida a ese otro tiempo de confusión, tiempo gris, brumoso que la aleja sin rumbo para perderse en los vericuetos de la mente, sin salida
De a poco, nos vamos apagando todos, a veces rogando que se termine de una vez ....

martes, 26 de mayo de 2015

Mamita...

Hace una semana que alucina, no de manera constante, de a ratos.
Vuelvo del trabajo y la encuentro conversando con personas que sólo existen en su mente.
 Supone que estoy en otro lugar, No me ve.
Y yo no sé cómo hacer para llegar al fondo de su alma y acariciarla.
La beso y no sé si sabe quién soy. Mi nombre lo conoce, claro, estamos todo el día juntas....pero quién soy? dónde vivo? cuándo la llevaré a su casa?
Mi corazón de hija que durante muchos años se sintió no querida, por fin hoy comprende que no era así...la enfermedad estaba dándole batalla. No era a mí a quién peleaba, era, simplemente, su pobre mente confundida.
Y en medio del caos, el temor: no seré yo así en un futuro?
Será que mi pequeña ha de ponerme  pañales como lo hago hoy con mi madre?
Yo no quiero un destino así.
No lo quiero, ni para ella, ni para Mí, Para Nadie!
Siento un enorme cansancio, los hombros me pesan... tal vez sea mejor no pensar...

jueves, 16 de abril de 2015

Despedidas

....Y una mañana de domingo, habiendo cumplido 103 años, Carmen se fue, nos precedió en el camino por el que todos, en algún momento, hemos de andar.
Se fue con la suavidad con la que vivió, rodeada por su familia, disfrutando de cada minuto que la vida le regaló, porque mi abuela era un ser que amaba la vida.
Pronto se cumple un año de su partida, sin embargo, siempre está entre nosotros, cada mañana  de sol, en el aroma de la menta o de la albahaca que tanto le gustaba, jugando con Lucrecia, nuestra gatita mimosa y mimada.
Desde su partida mi mamá empezó a irse también, por otro camino, donde su mente le juega a las escondidas, le hace pito catalán y la confunde, tanto, que a veces no sabe dónde está.
En qué lugar recóndito de tu memoria quedó abandonado tu recuerdo de nuestra vida? tal vez sea simplemente, una defensa de tu ser, no saber, olvidarse, volver a los primeros momentos en los que no había registro de experiencias vividas...
Una mente blanca, sin marcas de dolor ni de tristezas.
Blanca de una luz que le ha sido vedada a tus ojos cansados que hoy apenas distinguen sombras.
Desde lo más profundo del ser clamo a las mujeres que antecedieron mi vida, de quienes soy rama y brote y seré semilla de las próximas generaciones, para que podamos encontrarnos en algún momento y bailar la danza ancestral, bañadas de luna.

martes, 19 de junio de 2012

Un poco de humor...

A veces tengo la sensación de estar viviendo momentos....turbulentos, digo, para definirlos de alguna manera. Lo mejor en esos casos, relajarse, tener confianza de que sucede siempre lo que debiera y reír, con la fresca alegría de una conversación ágil, chispeante, que favorece otro tipo de reflexión. Nada mejor entonces, que ver y escuchar la conversación de Jorge Bucay con el Rabino Eliezer Shemtov, en el evento a beneficio de Jewish Kids in Action

domingo, 27 de mayo de 2012

27 de mayo

Hoy mi papá hubiese cumplido 88 años y me quedo pensando en cuánta falta me hace todavía.
Lo curioso es que en vida discutíamos mucho. A él le gustaba que le hicieran caso y yo era una jóven rebelde, como todos los jóvenes.
Viejo querido, con el paso del tiempo me fui dando cuenta que peleábamos por boludeces y que siempre, pero siempre, estuviste a mi lado para defenderme. Claro que, a esa actitud yo la definía como intromisión. La vida me golpeó bastante duro en varias oportunidades, en otras fuí muy felíz y en todas, siempre te necesité. Llegaste a conocer a mi primer hijo... y cuánto lo amabas. si supieras, viejo.... después tuve una nena que hubiera sido tu locura... y hoy tengo una nieta...ella, no sé expresar lo que sentirías por ella.
A veces tu recuerdo me produce una sensación extraña en la garganta y se me escapa una lágrima, aunque  mayormente recordarte me da fuerzas.
Te reconozco como un faro, una guía.  Tengo presente tu honestidad y dedicación al trabajo. Tu amor a la familia. Un poco -creo- he heredado.
Cuando me dicen que me parezco a vos, siento orgullo y satisfacción.

Sembraste viejo, esta es tu cosecha.
Te quiero mucho.
Siempre estás en mi corazón.
Te quiero mucho...