miércoles, 22 de abril de 2009

Física Cuántica

La física cuántica ha demostrado en sus intentos por comprender las leyes que rigen el mundo de las partículas subatómicas que el observador de la materia, es decir la conciencia humana, altera el mundo subatómico cuando este es observado por el hombre, con ella, la ciencia física ingresó sin proponérselo a este campo que tradicionalmente había sido terreno religioso llamado "mundo espiritual”
En otras palabras, la física cuántica ha demostrado que somos co-creadores del universo junto con Dios, que si vemos un árbol en vez de un cúmulo de moléculas en acción es porque la conciencia humana le concede a la manifestación física del árbol las características particulares que le permiten ser visible.
Y ahora sí, cuando recordamos ese antiguo Coan Zen que nos pregunta:
"Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie presente, ¿este hace ruido?".
Desde el punto de vista de la ciencia física newtoniana la respuesta era si, por supuesto que hace ruido, por que los sonidos son ondas que se generan como resultado del choque de la materia con la materia, pero desde el punto de vista cuántico científico espiritual la respuesta es otra. El árbol no hace ruido a menos que una conciencia lo configure de esta manera, en ausencia de una conciencia, las partículas que componen el árbol así como las partículas con las que choca simplemente reaccionan de maneras impredecibles y no generan sonidos por que las partículas subatómicas no son ni partículas ni ondas. Son ambas cosas al mismo tiempo.
Los antiguos suponían que la realidad es diferente según los diferentes estados de conciencia
En la antigua Grecia el filósofo Demócrito fue el primero en proponer que el mundo material se compone de diminutas partículas invisibles que él bautizó como átomos, que quiere decir "no divisible".
Cuando Platón escuchó esta teoría planteó una objeción que pronostica, con escalofriante claridad, la física cuántica.
Según el argumento de Platón, si pensamos que un átomo es una cosa, entonces debe ocupar alguna cantidad de espacio y por tanto puede cortarse en dos, para ocupar un espacio aún menor.
Nada que pueda partirse en dos podrá ser el elemento más pequeño del mundo material.
Mediante este argumento impecable Platón demolió la posibilidad de que los ladrillos básicos de la naturaleza sean partículas sólidas, no sólo el átomo, sino el protón, el electrón y el quark.
Según Platón el mundo surge a partir de formas perfectas invisibles, similares a los cuerpos geométricos.
Nadie puede decir con certeza de qué está hecho un quark, pero, decididamente, no es un pedazo de materia sólida, sus elementos constitutivos pueden bien ser simples vibraciones con posibilidad de convertirse en materia y, en consecuencia, serán más pequeños que lo pequeño. Para ser como el cuanto, el cuerpo no necesita lanzar sus moléculas a otra dimensión, basta que aprenda a re agruparlas bajo nuevos patrones químicos. Son estos patrones los que saltan de la inexistencia a la existencia.
Como todas las células del cuerpo residen dentro del campo de la inteligencia, cada una de ellas se alinea con el cerebro, que representa el polo norte magnético. Una célula es como una pequeña protuberancia en el campo, mientras que el cerebro es una gigantesca protuberancia.
Sin embargo, cuando la célula le "habla" al resto del cuerpo no resulta inferior al cerebro en cuanto a la calidad de lo que dice. Al igual que éste, debe correlacionar su mensaje con otros miles de billones, tiene que participar en miles de intercambios químicos cada segundo y, lo que es más importante, su ADN es exactamente igual al de cualquier neurona.
En consecuencia, el más diminuto de los impulsos de la inteligencia es tan inteligente como el mayor de ellos. Cada célula es un pequeño ser vivo, "sabe" todo lo que sabemos, a su manera.
El campo silencioso de la inteligencia es nuestra realidad fundamental.
El mundo cuántico está constituido de posibilidades, no somos más que protuberancias en un campo infinito e invisible.

El hecho de que podamos hablar instantáneamente con cincuenta mil billones de células en su propio lenguaje resulta tan inexplicable como el momento en que la naturaleza creó el primer fotón a partir del espacio vacío. Las moléculas mensajeras son la expresión material más fina de la inteligencia que puede producir el cerebro.
La física cuántica nació del afán por explicar estas regiones de apariencia paradójica que se hallan en los bordes del espacio tiempo.
Dese éste punto de vista se entiende que en el preciso instante en que pensamos "estoy contento", un mensajero químico traduce nuestras emociones, todas las células de nuestro cuerpo entienden nuestro deseo de felicidad y se suman a él.
La plegaria, la afirmación metafísica, la oración científica, la meditación y la visualización creativa son funciones elevadas de la conciencia humana, y estas funciones interactúan con la realidad de manera específica en el mundo cuántico que es la matriz del mundo material, ya que es aquí donde la energía se convierte en materia
Tengamos presentes las diferencias entre las distintas concepciones:
Características del plano material o universo visible:
Los acontecimientos son definidos.
Los objetos tienen límites fijos.
La materia se sitúa sobre la energía.
El espacio es tridimensional y perceptible por los cinco sentidos humanos.
El tiempo fluye en una sola dirección.
Las acciones en el plano físico son finitas mutables y sujetas a extinción.
Todas las cosas tienen un principio, un desarrollo y un final.
Los organismos nacen se desarrollan y mueren.
Todo es fácilmente predecible.
Las Causas y sus efectos son estáticos.

Características del Universo cuántico:
Se manifiesta la creación.
Existe la energía.
Comienza el tiempo.
El espacio se encuentra en constante expansión desde su origen.
Los hechos son inciertos e impredecibles.
Ondas y partículas se alternan unas con otras.
Solo pueden medirse probabilidades.
Causa y efecto son fluidas, no se distinguen.
Nacimiento y muerte se suceden a la velocidad de la luz.
La información está inmersa en la energía.

Características del Universo espiritual:
Sin energía. Sin tiempo
El espacio es ilimitado y contiene un poder infinito de organización.
El todo existe en todo y manifiesta omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia.
El silencio es infinito.
El dinamismo es infinito.
La correlación es infinita.
El potencial creativo es infinito.
Todo es inmutable.
Todo es eterno.
Todo es inconmensurable.
Todo es inmortal, y se encuentra más allá de la vida o la muerte.
Todo es infinito y no causal.
Por lo tanto:
Cree en tí mismo, en tus capacidades para convertirte en todo lo que esperas.
Confía en tus sentimientos, aún en aquellos que todavía no has descubierto en ti. Aprovecha cada oportunidad y saca de ella todo lo que puedas.

Síntesis de informes Rahma

3 comentarios:

Edu dijo...

El tiempo solo es la materia en movimiento, creando universo. La fisica cuantica nos acerca al bing bang o a Dios y quizas eso nos hace mas fragiles.
Un Saludo.

Myr dijo...

Somos energia!

Clarisima tu explicacion!!!

Besos

Las leyes de Universo dijo...

¡¡Hola!!
Le he estado echando un vistazo a tu blog y he de confesar que me ha gustado mucho. Tenemos el mismo interés. Yo acabo de crear un blog http://lasleyesdeluniverso.blogspot.com/

Me interesaría añadir tu enlace a mi blog y que tu añadieras el mío en el tuyo, así podríamos aumentar las visitas y que los lectores pudieran encontrar más información en ambos. ¿Qué te parece?

Si te interesa contáctame en lasleyesdeluniverso@googlemail.com

Quería publicar unos artículos sobre física cuántica. Quizás te interese colaborar.

Gracias y que tengas un buen día.

Saludos