miércoles, 1 de abril de 2009

Gracias

Señor te doy gracias por la salud que tengo,
te doy gracias también, por los problemas en la vista y en mi rodilla
ellos permiten que comprenda a los ancianos y a los que tienen limitaciones físicas.

Gracias Señor porque tengo trabajo
gracias también, porque ése trabajo me dignifica sin absorberme.
Gracias porque trabajo en lo que me gusta,
porque le pongo ganas a la tarea
sin que ello signifique quedarme sin tiempo
para mirar a las cosas verdaderas.
Gracias por el dinero que gano de manera honrada
porque ése dinero me alcanza para algunas cosas y
otras tantas quedan en el tintero,
ello me permite visualizar una meta.
Gracias porque el dinero representa un medio en mi vida,
pero jamás será un fin.
Gracias por los bienes materiales que poseo
y por los que me faltan, ellos le dan sentido al esfuerzo cotidiano.
Gracias por el nivel de estudios que he alcanzado
y por tantas trabas que tuve para lograrlo,
ellas me permiten comprender que no siempre
se puede todo lo que se quiere.
Gracias porque tengo viva a mi madre y puedo compartir
con ella un mate aunque discutamos y
muchas veces no estemos de acuerdo.
Gracias por las veces en que mi hija me pide un espacio
para hablar "de mujer a mujer".
Gracias por las veces que la encuentro dormida en su cama
y la acaricio, como cuando era mi nena.
Gracias por el hombre que hoy amo,
no es el mejor ni es perfecto,
es humano.
Gracias porque no lo tengo a mi lado,
he podido comprender que puedo ser un ser entero,
sin un varón que me complemente.
Gracias por tanto dolor en mi vida,
He muerto muchas veces infinidad de muertes cotidianas
y he resurgido cada día con más fuerza y con más ganas
Gracias por los años que he vivido, aunque mi rostro
denote el paso de los años,
además de las tristezas, luzco las marcas de las alegrías.
Gracias Señor porque cada noche, cuando hago el racconto
de lo vivido,el saldo es siempre positivo
y porque cada mañana, cuando despierto,
me regalás la posibilidad de hacer borrón
y comenzar de nuevo.
Gracias por los pocos amigos que me acompañan hace muchos años
y por los que antes fueron y hoy no están,
ellos son la cuota de consuelo, de afecto, que tanto necesito
Gracias porque quién se siente contrincante,
señala mis errores y me permite mejorar.
Gracias, porque siento que estoy viva
en lugar de perdurar.

1 comentario:

Myr dijo...

Siempre es bueno agradecer! Damos tanto por sentado, cuando no debiera ser asi!

Besos