lunes, 13 de febrero de 2012

historias de Amor

Mariano Moreno fue un destacado integrante de la Primera Junta de Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Forzado a un exilio diplomático por razones políticas, muere de manera poco clara el 4 de marzo de 1811. Su joven esposa, María Guadalupe Cuenca, conocida como Mariquita, le escribía cartas de amor desconociendo el trágico final. Se habían conocido en el año 1804, cuando Mariquita estaba destinada a ser monja. El amor entre ellos surgió de manera impetuosa, a poco de conocerse se casaron y tuvieron un hijo, Marianito.
Presento una de las cartas que Mariquita le escribió a su amado, respetando la escritura original.
Publicado en Williams Álzaga, Enrique, Cartas que nunca llegaron , Buenos Aires, editorial Emecé, 1967
Extraído de Centro de documentación epistolar www.cartas.org.ar/ cartas publicadas/ maría Guadalupe Cuenca a Mariano Moreno

Bs.As., 14 de marzo de 1811.

Mi querido y estimado dueño de mi corazon me alegrare que lo pases bien y qe al recivo de esta estés ya en tu gran casa con comodidad y qe Dios te dé acierto en tus empresas; tu hijo y toda tu familia quéda bueno pero yo con muchas fluctuaciones y el dolor en las costillas qe no se me quita y cada vez va a más; estoy en cura, me asiste Argerich, se me aumentan mis males al verme sin vos y de pensar morirme sin verte y sin tu amable compania, todo me fastidia, todo me entristece, las bromas de Micaela me enternecen pr qe tengo el corazón más pa llorar qe pa reír, y asi mi querido Moreno, si no te perjudicas procura benirte lo más pronto qe puedas ó si no aseme llevar pr qe sin vos no puedo vivir, la casa me parese sin gente, no tengo gusto para nada de conciderar qe estés enfermo ó triste sin tener tu muger y tu hijo qe te consuelen y participen de tus disgustos; ¿ó quisás ya abres encontrado alguna ynglesa qe ocupe mi lugar? no aga eso Moreno, cuando te tiente alguna inglesa acordate qe tenés una muger fiel a quien ofendés después de Dios: El inglés qe bino con Dn Alejandro dias antes qe te embarcaras bino anteayer y me dijo qe si queria escrivirte, y sin embargo de aberte escrito hace ocho días te buelbo a escribir pues no me queda otro consuelo y no te enojes de qe te caliente la cabesa con mis cartas, no dejes de escrivirme en cuanto barco salga y abisarme todo, ya basta de guardar secretos de tu muger.      (…)

Nuestro hijo sigue en la escuela, siempre flaquito, le há dado en cara el vino y sólo cuando le digo qe tome a tu salud lo toma. Te resa al lebantarse y al acostarse y me dice mi madre todo lo qe reso en la escuela lo ofresco para mi padre, y el modo de ofrecer es diciendo estas oraciones: te ofrezco pr qe le des buen viaje y lo traigas pronto: darás expreciones a Manuel de y qe te cuide; recivan los dos muchas expreciones de tu madre tus hermanas Marianito y la M
arzela y toda la familia y hace lo qe tu madre te dice del cumplimiento de Iglecia, y Dios te dé muchos años de vida y salud para el consuelo, amparo y bien de ésta tu desconsolada esposa   Maria Guadalupe Moreno.



6 comentarios:

Myriam dijo...

¡Qué tierna carta de amor!

Gracias por este testimonio histórico.

Besos

Mariela "Shanti" dijo...

Hola Al! Que belleza que dos almas tan hermosas se amen así de esta manera... como si la muerte no fuera suficiente para alejarlas... Gracias por compartir tanta dulzura y entrega!.
Mariela. un beso Jardinero...

tecla dijo...

Esta carta duele, Alicia. Cuantas desgracias en el mundo.
Tremenda carta.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Alicia, te agradezco el comentario, me agrada que lo que os diga os pueda servir para ser mejores personas y hacernos felices, porque ya cuesta ya, ser feliz en un mundo tan convulsionado.
Amemos, nos has dejado un buen testimonio.
Con ternura
Sor.cecilia

Penélope Sierra dijo...

Ay que lindo es volver, leer y sentirte!!!!

Penélope Sierra dijo...

Y si, y regreso...