lunes, 28 de diciembre de 2009

Ariadna

Hay momentos en los cuales huelgan las palabras,
eso sentí esta tarde cuando Natalín -la mamá de mi futura nietecita-  me pidió que la acompañe a hacerse una ecografía.  Anteriormente había presenciado una eco 4D junto con otros familiares. Recuerdo  que conformábamos un grupo alegre que recibía con beneplácito la noticia de que el presentido Josué, en realidad era una niñita.
Pero hoy fue muy distinto,  Natalín lleva su 32º semana de gestación, estábamos las dos solas en el consultorio cuando pudimos ver la carita de Ariadna.... tan dulce... abría su boquita, movía la lengua, se restregaba los ojitos, luego succionaba la manita....... Sentí que el milagro de la vida se desplegaba frente a mí.
En ese momento unas lágrimas de emoción rodaron por mis mejillas, la voz me tembló cuando quise decir alguna palabra.
En un instante apenas, toda mi vida dió un giro extraordinario, me dije a mi misma:
"La vida es maravillosa,  aunque existan momentos duros, vale la pena vivirla."

... Si hay momentos en que huelgan las palabras, entonces, ¿para que hablar??

2 comentarios:

1600 Producciones dijo...

¿Para qué?...

Muy buen sitio.

Saludos y buen año

Myr dijo...

¡Felicidades abu!