viernes, 21 de mayo de 2010

----Otra del Bicentenario!

En la semana de Mayo no se realizarán fiestas en las escuelas para que la gente pueda llegarse a Capital y disfrutar de un extenso programa de actividades planeado desde el gobierno nacional.
Esto significa que las actividades previstas en las escuelas se han corrido -en algunos casos- a como dé lugar.
En una de las escuelas en las que trabajo, las autoridades de secundaria decidieron hacer el acto junto con primaria, cortar la calle, organizar una feria del plato, muestras de actividades escolares y números artísticos.
El tema es que me entero que soy  la responsable de la decoración de tamaño evento !!!!!!
Vencido el horror inicial decido tamar el toro por las astas y me pongo a trabajar con los alumnos.
Mi mamá solía decirme que el amor entra por el estómago....por tanto, me decido a hacer un convite.
 Voy a la cocina de primaria y preparo chipá. (ah!!!! cómo adoro los alimentos precocidos: dos huevos, 180 cm3 de agua, amasar dos minutos y.... listo !!!!!)
La sorpresa de los chicos al verme llegar  fué enorme,   bandeja en mano, repartía bollitos calentitos de queso a diestra y siniestra..... nos comimos todo...!!!!! luego, con otra predisposición, iniciamos la tarea.
 Trabajamos muchísimo.  Preparamos escarapelas, escarapelones, banderas, láminas y guirnaldas como para engalanar a medio Pablo Podestá (que no es poco)
Si bien es cierto que es complicada la convivencia entre primaria y secundaria,
que primaria nos mira con ojos acusadores: "esos grandotes  estorban a los niños"  (estroban por sola presencia, por tamaño, por ajenidad al medio)
que los nuestros no suelen estar muy motivados respecto a las responsabilidades escolares ni son tan ordenados y obedientes,  más diría son ruidosos y -a veces- molestos, se pudo compartir el espacio de manera eficiente

El clima aúlico construye (o destruye, según corresponda) un ambiente de trabajo.
En nuestro caso se apostó a la  pluralidad de ideas, a generar  un espacio que resultó ser creativo y  eficáz.
 He notado que  cuando los alumnos se entusiasman con un proyecto, el docente siente (yo siento) algo semejante al parir, porque a partir de un suceso -generalmente pequeño- que  los alumnos toman, se apropian, se adueñan,  moldean, le dan su impronta particularísima,  surge un hecho de una relevancia particular, que llega a convertirse en algo mucho mayor, más consistente,  con vuelo y significación propia; como el hijo que uno entrega a la vida y forma su propio camino,  que guarda en sus células información  del origen, pero  es absolutamente autónomo. Dueño de sí. Tiene vida propia, como esta actividad.
Estas cosas, pequeñas, simples, hacen que me sienta satisfecha con la profesión de enseñar.

 La escuela es ése único lugar en donde la magia no sólo no se ha perdido, sino que se recrea en muchos momentos, constituyendo aún, un refugio para las utopías.

Prometo, en la próxima entrada,  postear alguna foto....

4 comentarios:

Flor Azul dijo...

Ay..si!! Espero con ansias ver lo que lograste!! Aunque tengo la seguridad que salio todo perfecto y que todos quedaron muy satisfechos y contentos, aunque seguramente la más contenta y satisfecha por la tarea lograda serás vos misma.
Luz y Amor, Flor Azul

Myriam dijo...

Si pero eso sólo lo logra un docente con mayúsculas. Así que ¡Te felicito!

Y Feliz bicentenario, de paso.

Besotes que ya estoy de regreso, querida amiga.

Mariela dijo...

YYY ??? estamos esperando.... queremos ver las fotitos!!!
dale dale...

Seguro que te salió todo hermoso!!!

Te mando mis saludos jardineros...

Al dijo...

Hola Flor Azul, Myriam y Mariela! mañana viernes tengo clase con el grupo de la decoración y el sábado -que amenaza tormenta- es la fiesta. Por supuesto que postearé las fotos, los chicos son geniales....!!
Besos a las tres y gracias por leerme!