domingo, 22 de agosto de 2010

Desapego

No sé si alguna vez les ha pasado esto que hoy a mí me toca transitar.












Hace unos años que venía "remando" una situación, aprendida que para lograr algo en la vida, hay que "poner primera" y arrancar, con la fuerza de ése primer cambio, sin mirar demasiado a los costados. El tesón, la fuerza, la convicción y el más puro deseo de logar las metas hacían eso, que se cumplieran, o al menos, de no cumplirse, quedaba la conformidad de haber dado todo cuánto uno podía dar.
Remando en un mar de incertidumbre, de pronto abro los ojos y me doy cuenta de que en mis manos no podía retener las cosas que, por su espíritu sutil, eran imposibles de asir.
De las dos cosas que podía hacer: deprimirme / dejar fluír, elegí la segunda.
Sabia elección.
Me siento libre con los brazos abiertos frente a la vida, mientras el viento despeina mi cabello.
Siento que puedo ser yo misma, sin depender de nada ni de nadie.
Atrás quedaron horas agónicas, de preocupación por cuestiones que de ninguna manera  podía  resolver, para dar paso a la calma y la serenidad de caminar al propio paso.

Si alguna vez sintieron esto que describo, me compren y sino, espero que lo sientan, es maravilloso.

5 comentarios:

Graciela dijo...

Hola tesoro!

He pasado varias veces por situaciones donde debes remar, no ha sido fácil dejar de sentirme triste, luego tomo aire y adelante nuevamente!

Abrazos!

carlos63 dijo...

Pues si, elegiste la mejor opción, al menos para mi. Es la que he elegido siempre y no me arrepiento de ello, siempre me ha permitido salir a flote, aunque no puedo evitar en alguna ocasión el lamentarme. Pero creo que eso es inevitable. Que fluya, que fluya, que lo malo es lo primero que se va.

Un beso

Edu dijo...

Uno debe ser el mismo, no lo que le impongan. La vida es un remaje, con un puerto ya destinado, lo importante es como aquel poema de Kavafis, el viaje, que sea alegre, en muchas de sus olas.
Un Beso

Flor Azul dijo...

Hola Al!!
Sabia elección la tuya, es la mejor.
Luz y Amor, Flor Azul

Mariela dijo...

Maravillosa descripción del dejarse fluir!, tomaste la mejor decisión, deja que el aire despeine tus cabellos como bien lo expresaste vos, dejar que el rio corra sin más desvíos... la vida te tiene preparada muchas sorpresas más que seguramente te sorprenderán...
Un beso grande querida amiga... Y adelante...
Mariela, desde Mi Jardín...